Foros de discusión Manoseos, Arrimones y Fajoneos en Publico CECYSEXY!!!
Aqui veras fotos e historias o videos de manoseos en lugares publicos, ya sean cines XXX, metro, conciertos, escuelas, parques, calles, carros, etc., tambien podra conocerme para tener unos rikos fajes en el metro o donde quieras!!
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegistrarseRegistrarse 

 PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 



metro 2

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Relatos Eroticos de la Red
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
edugam



Registrado: 19 Ago 2009
Mensajes: 129

MensajePublicado: Mie Ago 19, 2009 11:04 pm    Asunto: metro 2 Responder citando



Me imagino lo que podría pasar contigo Wink. Esta vez no tomamos tu coche, te hago venir a recogerme al trabajo pero te digo que luego iremos a cenar en transporte público para que no vengas en coche. Lo tengo ya todo planeado, aunque hace algo de frío he vuelto a ponerme una minifalda, esta vez una de tela suave con un amplio corte lateral, que me cubre justo hasta las nalgas. Una camisa color crema muy fina, medias con un elástico en la parte alta que fácilmente se ve bajo la faldita cuando camino, dando una sensación muy muy excitante a todo el mundo. Así, mis piernas brillan con el brillo de las medias, y se ve el final de las medias cuando camino, cuando me siento o, simplemente, a través de la abertura lateral de la falda Wink Eso excita a los hombres, que imaginan ver lo que hay entre el final de las medias de nylon y mi cinturita Wink.

Me llamas cuando estás llegando y te digo que me esperes mientras me arreglo para bajar. Salgo con el abrigo puesto, un abrigo de lana que me llega casi hasta los tobillos y me cubre toda, así que no ves lo que llevo debajo. Mi bolsito colgando del brazo, te beso y te tomo del brazo. Mis ojos sonríen con lujuria, y eso hace que tu no preguntes nada y te dejes llevar. Entramos en el metro y, en el andén, me quito el abrigo. Entonces puedes verme, recrear tu vista Wink. Ves mi minifalda, las medias que cubren mis largas piernas, mi camisita crema que casi muestra más mis pechos como si no llevara nada... Llevo un par de botones desabrochados, y mis pechos se muestran por ese generoso escote queriendo reventarlo, tus ojos son un poema, mis labios de un rojo brillante se curvan en una sonrisa de satisfacción, he conseguido el efecto deseado.

Tu has venido del trabajo con traje, pero la corbata la has guardado en el bolsillo de la chaqueta, así que puedo ver el resultado de mi atuendo a través de la medida del bulto que se marca en tu pantalón, un fino pantalón que espero que de mucho más de si Wink. Esperamos en el andén, tu me dices si quiero que aguantes mi abrigo y te digo que no, pero te lo alcanzo mientras me ajusto el zapato izquierdo, una treta para agacharme sin flexionar las rodillas y mostrar mi delicioso cuerpo a los que están detrás, incluso me giro un poco para acomodar mi culito contra el chico que está al lado, que me roza suavemente con la mano que tiene a lo largo de su cuerpo. Me enderezo y te vuelvo a tomar el abrigo. Ahora haces mirada de enojado, además de no haber visto nada has podido notar cómo sonreía al chico y me gustaba su caricia Wink. Pero veo que el bulto de tu pantalón te delata y estás caliente deseando más. Te acercas y me rodeas con tu brazo por la cintura, yo aprovecho para recostarme contra ti y darte un besito en la mejilla mientras aprieto mis pechos contra el tuyo. No quiero que te enojes, pero me encanta ponerte un poquito celoso, tienes que valorar a tu putita Wink.

Has dejado claro que soy de tu propiedad, pero eso no parece importar al resto de hombres, que se van acercando lentamente y me rodean, nos rodean, mientras clavan sus miradas en mi escote o dejan caer alguna mano para rozar mis piernas Wink Mmmm... esto está empezando a calentarse Wink. Así que bajo mi mano entre los dos para acariciarte y notar que se te está poniendo muy muy dura. Me encanta notarla bajo mi palma, y hoy, con ese pantalón de traje, parece que la note directamente bajo mi mano, la recorro de arriba a bajo y de abajo arriba notando como todavía crece un poco más.

Llega el metro y ascendemos, te tomo de la mano para arrastrarte hasta el fondo del vagón, donde te encajo contra el extremo y te beso en la boca mientras me aprieto contra ti y dejo caer una manita entre nuestros cuerpos para acariciarte tu gran herramienta. Parece que mi osito, lejos de estar en hibernación, está en plena forma y tu tranca crece y crece entre mis deditos, que no dejan de masturbarte sobre el pantalón. Notas mis tetas apretadas contra tu pecho, mi sexo apretando tus piernas y mi manita acariciando tu sexo como si estuviéramos haciendo el amor, mientras mi otras mano toma tu nuca y te como la boca con pasión. Abro tu cremallera y libero tu preciosa espada que está ya húmeda en su puntita. Recojo tus líquidos en mi mano, poso tu estaca bajo mi faldita y notas cómo acaricia mis vellos del pubis mientras subo mi mano y lamo tus sabrosos líquidos, tu simiente pura, que es lo que más me gusta del mundo, y te miro a los ojos y sonrío. No llevo bragas!!!! Notas tu sexo sobre mi conchita húmeda, ahora entiendes por qué quería tener yo controlado el abrigo, que nos cubre todo el lateral. Me giro como puedo y aprieto mis nalgas contra tu sexo mientras arreglo el abrigo para que nos cubra por delante y los laterales. Bueno, intento volverme, porque el vagón está repleto y no estamos precisamente solos. Trato de arreglarme bien mientras tu sólo te preocupas de encajar tu hermosa polla entre mis nalgas.

En frente tengo un tipo que se ha encontrado de repente con mis tetazas frente a su cara y todavía no puede creerse su suerte, a los lados tenemos un grupo de colegialas sentado y en el otro un grupo de oficinistas. Decididamente, tapo con el abrigo al grupo de oficinistas y dejo sólo medio cubierto el lado de mi faldita con la raja que se abre en el lado de las colegialas, que empiezan a ver nuestro contacto. Abren los ojos con sorpresa al ver cómo mis nalgas se aprietan contra tu entrepierna y sólo atienden a taparse la boca con sus manitas y observar, mientras noto cómo tu impresionante polla va penetrando mi ano, entrando más y más hasta desgarrar mis tripas. Lanzo un Ah! ahogado, un gemido al producirse la penetración y me doblo un poco hacia adelante, lo que me lleva a gemir casi en la cara del tipo ese, que ve cómo mis pechos se le ofrecen plenamente a su vista y.... y tacto, pues ha subido las manos cubiertas de su propio abrigo y mis tetas entran en contacto con su mano mientras el gemido resuena en su oído.

Ahora estás ya enloquecido, no se si te has dado cuenta de las colegialas ni del tipo que me magrea las tetas, pero yo creo que sólo tienes en mente tu placer y me agarras de la cintura y empiezas a cabalgarme tratando que no se note demasiado.

No, los oficinistas no lo notarán porque mi largo abrigo los cubre, pero las nenas ven cómo mis nalgas se mueven al vaivén de tus embestidas y hasta vislumbran tu larga verga en el mete-saca.

El tipo en frente mío ya ha visto que yo estoy okupada con otras cosas, o cree que me ofrezco a el, y mientras me magrea las tetas baja la otra mano hasta mi vientre. Se atreve a alcanzar el límite de mi faldita y acaricia mis piernas, nota mis flujos y la saca para olerlos y lamerlos frente a mi. Yo lo veo y sonrío, notando tus embestidas hasta mis profundidades. Hoy estás increíble y te noto hasta el cuello, me siento más penetrada que nunca, estás realmente muy caliente de hacerlo en el metro rodeado de gente. Las colegialas están recibiendo una lección de sexo en directo y no hablan entre ellas, sólo tienen ojos para nuestro punto de encuentro entre tu sexo y mi ano, creo que hasta escuchan parte del flap-flap de tu polla en mi ano.

El tipo se lame mis jugos con deleite, saboreándolos, y vuelve al ataque, subiendo por mis piernas para encontrar mi sexo libre de barreras!!! Su mirada indica sorpresa, pero también satisfacción. No habla, sólo explora, cuando nota el vaivén de mi sexo. Lo interpreta como una invitación y me penetra con un dedo, dos, y se para. Acaba de notar tu polla y ahora lo ha entendido, mis movimientos, que me apretara contra él, mis gemidos... pero lejos de recatarse, mete tres dedos y me folla con ellos por delante buscando mi clítoris mientras tu me embistes por detrás y una de las colegialas deja que una de sus manitas se pierda bajo la falda.

Ahora el rincón del vagón huele a sexo y ya no disimulamos, no hace falta. Los oficinistas no se dan cuenta de nada por mi abrigo, pero al otro lado es todo muy distinto. Tu has visto la colegiala masturbándose y creo que te has vuelto loko y me estás taladrando como un demente, pareces un toro furioso, cierras los ojos y me clavas hasta el cuello, derramándote dentro de mi mientras me aprietas contra tu cintura. Yo exploto con un doble orgasmo anal y vaginal, mientras el tipo nota cómo me contraigo sobre sus dedos y me estremezco de placer. Atrapo sus dedos en mi sexo y tu polla en mi ano, no pienso dejaros ir, y notáis cómo me estremezco y convulsiono entera, mientras te ordeño y te saco hasta la última gota. Te has derramado a litros y noto tu leche en mi estómago, subiendo con mis convulsiones, mientras te aprieto con mis nalgas, con mi ano, y casi te hago chillar de dolor, un dolor placentero, notas como tu hembra lo quiere todo de ti y te exprime.

Me relajo, no aguanto más, y tu polla resbala por mi ano y se les muestra a la vista de las colegialas. La más cercana no puede evitarlo y acerca una manita para tocarla, está húmeda, de ti y de mi, huele fuerte, la tiene a menos de tres centímetros su boca, te mira a los ojos y tu la miras a los ojos, pregunta muda y tu asientes, yo también, aunque a mi ni me mira, y le da una rápida lamida para saborear los flujos, su nariz se contrae del fuerte olor, pero seguidamente la retiene en la boca (tapada por nosotros) y la saborea, no le cabe entera, las otras niñas están en estado de shock, horrorizadas a la vez que increíblemente excitadas, envidiándola. Ella la saca de su boquita (lo poco que le ha cabido) y con su lengüita se relame, mientras tu te la vuelves a encerrar en tus pantalones (aunque te cuesta hacerlo), y yo me incorporo, ahora satisfecha. El tipo se ha escurrido hacia atrás para dejarme tranquila, ha visto que su momento ya ha pasado. Nos encaminamos a la salida, pero la niña te pasa un papelito con su dirección del messenger apuntada.

Salimos, ha sido un sexo increíble, tu semen gotea entre mis piernas, no lo puedo retener dentro de tanto como hay, aunque me encantaría poderlo hacer, gotea entre mis piernas e hilos de semen se forman sobre mis medias de nylon.


---
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
banner
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Relatos Eroticos de la Red Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro



Space Pilot 3K template by Jakob Persson.
Powered by phpBB © 2001 phpBB Group



Crea un foro como este gratis.